Alma Mater, UNIS: 4 letras que cambiaron mi futuro

Publicado el : 14/10/2015
Autor: UNIS

38-Vida-Eduadiantil-2

Por: Nancy Chang
Lcda. En Diseño Gráfico en Comunicación y Publicidad
Egresada de la Facultad de Arquitectura y Diseño
Universidad del Istmo

El joven estudiante recibe de su universidad el alimento intelectual. La universidad, además de dar una preparación académica, es el lugar en que con más propiedad se enseña a valorar y alcanzar el saber. Eso sólo puede ser por medio de un saber amplio, que contemple tanto la ciencia positiva como las humanidades. La universidad es el lugar donde se cultivan conocimientos y valores que, bien asimilados, permitirán cosechar con el tiempo una adecuada toma de decisiones y un trabajo bien hecho, día a día.

 

Ciencia y Humanidades

La Universidad del Istmo -UNIS- busca dar a los alumnos una alta preparación científica, acompañada de una formación humanística igualmente sólida que les dé las bases para comportarse y moverse en la sociedad con soltura, lo cual implica tener una adecuada formación en el terreno cultural, ético, social y espiritual. La Lcda. María Ángeles Chesa, directora de Humanidades de la Universidad del Istmo, en la lección inaugural pronunciada el 11 de febrero de 2014 con motivo del solemne inicio de curso, expresaba lo siguiente:

“En el propio quehacer científico surgen a veces interrogantes que están más allá de la propia Ciencia, y se necesita una aproximación desde otros ángulos para poderlos resolver. Es ésa una necesidad que se experimenta, pero que muchas veces las Universidades actuales no están en condiciones de satisfacer por cómo son sus diseños curriculares, en los que los cursos humanísticos no están presentes, o no lo están con la profundidad que sería necesaria. Se trata de una carencia que las Universidades van detectando y que efectivamente es bueno pararse a considerar para tratar de paliarla.”

Con frecuencia, la oferta académica que encuentran los jóvenes para alcanzar un grado universitario, es amplia y con carreras similares en diferentes universidades. Pero el ideario, el modo de entender la academia, así como el pénsum y contenido de los diferentes cursos, junto con el compromiso social que genera, lleva a diferencias no pequeñas entre unas y otras, llevándonos a reflexionar sobre cuáles son los aspectos realmente importantes que hay que considerar a la hora de elegir una universidad.

Es claro que una institución universitaria evoluciona con la sociedad, crece conforme ésta crece, amplía nuevos horizontes y mejora las posibilidades académicas para sus estudiantes, sin embargo en la siembra de los valores personales, éstos permanecen en lo esencial, para fortalecerlos con más intensidad en cada época.
La UNIS, como indica su ideario, es una institución “que se orienta a forjar ciudadanos libres y responsables: profesionales solidarios y emprendedores, capaces de servir a la sociedad y contribuir al estudio y a la propuesta de soluciones de los problemas que ésta presenta”. Principios Generales, punto 2.

La Universidad del Istmo, siguiendo una tradición secular desde las primeras universidades, da una gran importancia al amor a la verdad, a su búsqueda y transmisión. “Dicho en otras palabras, lo que sobre todo se busca en la Universidad del Istmo no es dar una acumulación de conocimientos, sino la apertura y el amor hacia el saber, hacia la verdad: concretado sí en un conjunto de saberes, pero siempre conscientes de que la verdad está más allá. Es posible alcanzar la verdad, pero antes necesitamos recorrer un camino: el camino de la Universidad, el camino del diálogo con otros estudiantes y con los profesores.” Enfatizó la Licda. María Ángeles Chesa en el discurso al que hemos hecho referencia.

 

Historia

La Universidad del Istmo -UNIS-, incursionó en el ámbito educativo guatemalteco en el año 1996 sobre la base de la experiencia de las tres décadas que poseía el Instituto Femenino de Estudios Superiores -IFES-. Fue autorizada por el Consejo de la Enseñanza Privada Superior – CEPS – en septiembre de 1997.
El 2 de febrero de 1998 la Universidad abrió sus puertas. Las facultades fundadoras fueron la de Ciencias Económicas y Empresariales y la de Arquitectura y Diseño. En el 2001 inició operaciones la Facultad de Derecho, en el 2004 se constituyó la Facultad de Comunicación, y en el 2005 la Facultad de Educación y la Facultad de Ingeniería.

 

Eligiendo el Alma Mater

Hace 17 años, me encontraba dentro del grupo de jóvenes graduados de bachillerato que buscaban qué institución sería su próxima Alma mater que adoptarían para los siguientes años de carrera universitaria. Nos sentimos atraídos por la Universidad del Istmo, la casa de estudios que enfatizaba más la importancia y el valor de la persona, la familia, la vida y la sociedad en su conjunto; todos ellos principios básicos para fomentar y desarrollar valores integrales en una comunidad y país.

Aunque en ese entonces la UNIS empezaba incursionando en el ámbito académico únicamente con la Facultad de Arquitectura y Diseño, y la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales; se mencionaba constantemente y con firmeza que en un futuro se sumarían a este proyecto educativo más facultades, ya se hablaba de la Facultad de Derecho y la Facultad de Comunicación, así como la Facultad de Ingeniería y la consolidación de la Facultad de Educación.

Este grupo de estudiantes que escuchamos de la UNIS por primera vez por sus directivos, decidimos hacer examen de admisión confiados y con los ojos cerrados, soñando junto a ellos esa idea que con los años cuajaría; ingresamos con la idea que algún día seríamos una universidad que marcaría un cambio social, que trascendería en el tiempo y que tendríamos un Campus que se convertiría en nuestra casa de estudios permanente.

Pasaron los años de carrera, los proyectos de la UNIS continuaron y nosotros nos graduamos, fuimos entonces la primera promoción de este proyecto educativo, 27 jóvenes egresados, graduados con la ilusión de ser profesionales en nuestras áreas, con compromisos para la comunidad y la sociedad, y con deseos de hacer el trabajo bien hecho desde el inicio.

 

4 Letras que Cambiarán tu Futuro

La UNIS tiene la particularidad de dejar un sello impreso como carácter único en sus alumnos, todo aquel que pasa por los corredores y aulas de la Universidad, tiene grabado en su ser el sentido social, es cuando el “Saber para Servir “ -lema de nuestra Alma mater-, cobra vida y se lleva a la práctica alejándonos de la indiferencia, influyendo de forma productiva y positiva en la sociedad y ambiente profesional en que nos desenvolvemos en la práctica. La clave de nuestra Formación Humanística -FORHUM-, sin importar la carrera que se elija, se manifiesta en una línea gruesa o cordón fuerte que atraviesa todas las carreras y ciencias en todas sus direcciones, siendo éste el punto clave para el desarrollo integral en todas sus facetas.

El futuro egresado de la UNIS tendrá un sello distintivo: su vida y su capacidad de influencia en su entorno tendrá la base en la ética, en la capacidad de pensar con hondura, en el hábito de reflexión sobre las cosas y el diálogo auténtico entre colegas, lo cual le permitirá tomar decisiones más precisas y acertadas en la vida personal y laboral. El “Saber para Servir” tendrá un impacto hacia el exterior de la persona, para servir a cada una y a la sociedad desde el punto de vista del compartir el saber y las actitudes adquiridas en esta Alma mater. Todo ello, bien asimilado, hará que todo egresado sepa reconocer y afrontar los problemas que con toda seguridad se encontrará, y hacerlo de la mano de la verdad y del bien.

 

Los frutos de la academia

Además de proveer a los egresados de una base académica sólida que se refleja y cobra vida en la práctica, la UNIS aporta en sus estudiantes el programa de prácticas profesionales a lo largo de su carrera, es por esto que sus alumnos en un 95% se gradúan con empleo en empresas reconocidas y de prestigio tanto local como internacional.

En el currículum tanto como en la práctica, el profesional egresado de la UNIS se distingue por el trabajo bien hecho, la transmisión de la verdad, el compromiso con la libertad, la convivencia y el servicio, rasgos distintivos de esta Universidad.
Hoy, 11 años después de haber egresado de esta Alma mater, siendo orgullosamente parte de la primera promoción, continúo con el mismo compromiso, con convicciones más firmes y más sólidas, y mis ideas se ven materializadas en el trabajo diario bien hecho.

Estamos próximos a ver concluida la primera fase de la edificación de esos sueños que los directivos tanto nos hablaban hace 17 años, en un Campus que albergará alrededor de 6,000 estudiantes para seguir transmitiendo el “Saber para Servir”.