Ensayo: Una Guatemala dividida

Publicado el : 25/09/2017
Autor: UNIS
Daniel Velásquez Dorigoni, estudiante de primer año de la Licenciatura en Derecho, nos comparte su ensayo acerca de la crisis política que atraviesa el país.

Una Guatemala dividida

Durante los últimos días el pueblo guatemalteco ha tenido que enfrentar una crisis política provocada por la decisión del Presidente Jimmy Morales, de declarar non grato al comisionado de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez, quien había presentado, por medio de conferencia de prensa, evidencias que incriminan al Presidente Morales en un caso de financiamiento ilícito. ¿Pero qué circunstancias no tomaron en cuenta ambas partes y que errores cometieron?

La CICIG surge como una organización cuyo fin es la persecución de los cuerpos ilegales de seguridad y aparatos clandestinos, en lucha contra la corrupción. Avalada por los Derechos Humanos y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el fin de apoyar al Estado de Guatemala de garantizar la protección de la vida, integridad física y el pleno acceso a la justicia de los ciudadanos, el acuerdo entre las partes, establece en el art 12, solución de controversias, un proceso de negociaciones entre las partes (Morales – Velásquez) con el fin de llegar a un consenso en donde se vean beneficiadas, sin embargo, el presidente al declarar non grato al comisionado pretendió no dar explicaciones de su decisión, solo basándose en el artículo 9 de la Convención de Viena sobre Relaciones Internacionales de 1961. Por otro lado, expuso que Velásquez se habia extralimitado respecto a sus funciones al presionar al congreso para realizar reformas constitucionales, ignorando así la soberanía e independencia de Guatemala, por ende, no era bienvenido en territorio guatemalteco, pero no tomó en cuenta el artículo 182 de la Constitución guatemalteca en el que se estipula que para que una decisión presidencial sea válida esta debe ser tomada junto con uno o más ministros, por lo que nos encontramos con su primer error.

Ahora bien, dicha decisión también provocó consecuencias políticas y sociales. En cuanto a lo político el Presidente Morales aseguró que no era personal, sin embargo, tanto su hijo como su hermano fueron acusados por la CICIG de fraude y lavado de dinero, a pasar de ello, también aseguró que respetaría la decisión del juez en caso de que fueran declarados culpables, ahora surge una nueva acusación hacia su persona, por lo que hay que cuestionarse si realmente su decisión fue a favor de Guatemala o únicamente la hizo a beneficio propio para conservar el poder. He aquí el segundo error, Morales levantó sospechas hacia su persona y tanto social y políticamente no era el momento indicado para tomar una decisión tan arriesgada, por lo que también cabe cuestionarse acerca de su asesoramiento, ya que, a pasar de ser acusado, cuenta con inmunidad política y a su vez la presunción de inocencia para mantenerse como Jefe de Estado.

Ante todo esto, Iván Velásquez se ha ganado la admiración y el reconocimiento de una gran parte de la población guatemalteca, por lo que se puede concluir que posee una gran influencia social. Al ser declarado non grato, provocó el descontento de personas dividiendo a Guatemala en dos posturas, a favor de Velásquez o a favor de Morales, incluso los juristas y expertos en derecho tomaron bando por la presión de las masas, otros prefirieron no emitir opinión. Este fue el tercer error, Jimmy Morales no tomó en cuenta la insatisfacción de la población provocada por su decisión.

Sin embargo, no todo lo realizado por el presidente es erróneo, ya que Velásquez no posee la autorización para presionar a los congresistas en cuanto a las reformas constitucionales, ya que estaría violando la soberanía de la nación, reconocida en los artículos 140 y 141 de la Constitución en los cuales, también se reconoce la independencia y libertad de Guatemala. Por lo que aquí encontramos el primer error de Velásquez, al no respetar la jerarquía constitucional que se encuentra en el artículo 175 de la constitución y a pesar del articulo 46 preeminencia del Derecho Internacional, los acuerdos internacionales no pueden ir en contra de la Constitución, ya que estos serían inválidos y en contra de la soberanía del país.

Es importante mencionar que al presentar evidencia en contra de una persona por medio de los medios de comunicación genera un escándalo entre la población, en otras palabras, el orden público se ve afectado, y el pueblo exige la condena inmediata del acusado, sin que este pueda demostrar su inocencia. Con esto nos referimos al segundo error de Velásquez, quien al presentar la evidencia en contra del Presidente Morales incentivó a las masas a revelarse en contra a la autoridad, lo que provocó incertidumbre en el gobierno y manifestaciones. Por lo que ahora cabe cuestionarse la finalidad de dicho suceso, ¿Velásquez buscaba justicia o existe otro fin que busca esconder?

En cuanto al tercer error de Velásquez hay que mencionar que la CICIG es una ente de persecución penal, esto significa que únicamente puede dedicarse a la investigación de casos ilícitos y a la denuncia de ellos, ya que es una institución fuera del ordenamiento jurídico, y a su vez los poderes legislativo y judicial son independientes de su labor, el comisionado no posee ninguna autoridad en cuanto al asesoramiento de leyes constitucionales y la resolución de los casos presentados ante tribunales.

No cabe duda que ambas partes cometieron errores en cuanto a su protocolo, incluso la Corte Constitucional al aceptar el amparo y no darle oportunidad a Presidente Morales a retomar la decisión junto con sus ministros. Sin embargo, para luchar contra la corrupción, es necesario la unidad como pueblo provocando un cambio social por el desarrollo y bienestar de Guatemala, pues el poder no está en el gobierno, sino en el pueblo donde yace su voluntad, el Estado velar por la satisfacción de las necesidades de sus ciudadanos.

Tags:
Categorias: