Sociedad e inteligencia: la teoría de las inteligencias múltiples

Publicado el : 11/10/2017
Lcda. Marisa Petrone

Entran a la clínica un grupo de cinco niños de 10 años para realizar una prueba de inteligencia y ver su CI. Se sientan cada uno en sus escritorios, el evaluador reparte el material y explica las instrucciones. Inicia la prueba y todos están en silencio. Al terminar entregan, y los test son calificados objetivamente por los mismos profesionales, el número de respuestas correctas se convierte en una puntuación estándar que compara al niño individual, con una población de niños de su edad similar.

Al observar los resultados obtenidos, se ve que uno de los niños obtuvo un nivel muy superior, los resultados de los otros niños son normales y dentro de lo esperado para su edad. Un cambio sutil genera estos resultados en las expectativas de los maestros y profesionales de su entorno: se empieza a suponer que el niño con nivel superior va a tener más facilidad en su aprendizaje a lo largo de su vida que los otros.

Efectivamente, se cumplen las predicciones. Pero ¿Por qué ocurre esto? La explicación conlleva al uso que se le da la palabra “inteligencia”. El niño con una inteligencia mayor va a estar propenso a poder tener mejores capacidades y habilidades para resolver problemas, para encontrar respuestas a cuestiones específicas y para aprender material nuevo y poderlo utilizarlo de forma rápida y eficaz en cualquier situación que lo necesite Estas capacidades están profundamente relacionadas con el éxito escolar, ya que en este ámbito es estar en constante estimulación, constante resolución de problemas de diferentes tipos y áreas.

Pero, ¿qué pasa después de terminar la escolaridad? Si regresamos a ver las vidas de los niños evaluados a los 10 años, todos fueron exitosos, unos fueron ingenieros, abogados y empresarios. El niño de nivel superior también ha tenido mucha suerte con su carrera, es un gran escritor, la cual el mismo eligió. Sin embargo, sin ser considerado un fracasado, sus compañeros se preguntan ¿Qué habrá pasado? ¿Por qué escritor y no científico?

Este ejemplo nos explica que los resultados de los test de inteligencia no determinan el éxito después de la etapa escolar. Son test que nos permiten ver capacidades lógicas verbales y no verbales, pero, la sociedad es la que nos muestra saber cómo aplicar estas capacidades en la resolución de los diferentes problemas cotidianos en cualquier tipo de profesión, trabajo u oficio que desempeñemos (no solo en el ámbito escolar de aprendizaje). Por eso nos planteamos: ¿Por qué la definición de inteligencia actual no consigue identificar que existan diferentes tipos de inteligencia?, ¿por qué no logra explicar que existen grandes áreas de la actividad humana en ésta?

La teoría de las inteligencias múltiples, propuesta por primera vez por Gardner (1983, 1999) se ha rebelado contra una concepción estable de la inteligencia y ha descubierto que existe dos alternativas posibles sobre la concepción de ésta: o continuar con las ideas tradicionales de la inteligencia y de cómo debe ser medida solamente para determinar el futuro de éxito de la persona, o buscar diferentes rutas para interpretar y desarrollar lo que entendemos por este constructo (Ander-Egg, 2006).

El desafío para Gardner, ya no se trata sólo de saber qué es la inteligencia o cómo la podemos desarrollar, sino de saber combinar la inteligencia y la ética para crear un mundo en el que todos queramos y podamos vivir. La inteligencia es valiosa, pero la personalidad es más importante y hoy en día, es nuestra sociedad la que determina en gran parte ésta.

Desde la perspectiva de esta teoría, lo importante no es saber cuánta inteligencia tienen nuestros alumnos (especialmente cuál es su CI), sino conocer qué tipos de inteligencia son predominantes y cuáles tienen menos desarrolladas. Para el docente es más importante conocer cómo trabaja la mente de cada uno de sus alumnos, es decir, cómo razonan, cuál es el estilo de aprendizaje, la forma en que resuelven los problemas, sus centros de interés y sus inclinaciones, sin ignorar el contexto y las circunstancias (culturales, sociales, económicas y ambientales) y como se desarrolla en cada uno de ellos.

Todas las inteligencias pueden lograr un nivel adecuado de desarrollo si se sabe cómo estimularla y nos apoyamos en las más fuertes. Cuando se aplica alguna de las inteligencias, ésta se apoya en ciertas cualidades que tienen los individuos, como la memoria, la experiencia, la imaginación y las motivaciones. A continuación, se mostrar un cuadro donde se describirá brevemente y de forma general las 8 inteligencias actualmente estipuladas en la teoría. Es importante indagar más a profundidad sus características a la hora de formar un perfil de la persona en cuanto a sus fortalezas y debilidades en cada una de ellas.

 

Tipo de inteligencia Descripción Características
Lingüística Se utilizan ambos hemisferios del cerebro y es la que caracteriza a los escritores. El uso amplio del lenguaje ha sido parte esencial para el desarrollo de este tipo de inteligencia. –        capacidad para comprender el orden y el significado de las palabras en la lectura, la escritura y, también, al hablar y escuchar.

–        Capacidad de discurso, locución, oratoria, de hablar y escribir eficazmente.

–        Perfiles profesionales: líderes políticos o religiosos, poetas, vendedores, escritores, etc.

Musical También conocida como “buen oído”, es el talento que tienen los grandes músicos, cantantes y bailarines. Un punto importante en este tipo de inteligencia es que se necesita ser estimulada para desarrollar todo su potencial, ya sea para tocar un instrumento o para escuchar una melodía con sensibilidad.

Ciertas áreas del cerebro desempeñan papeles importantes en la percepción y la producción musical, situadas por lo general en el hemisferio derecho.

 

–        capacidad para escuchar, cantar, tocar instrumentos. Crean y analizan música, los sonidos, las notas y sus combinaciones.

–        Perfiles profesionales: músicos, compositores, críticos musicales, etc.

Lógico – matemático Esta inteligencia hace uso del hemisferio lógico del cerebro y pueden dedicarse a las ciencias exactas.

Es la capacidad para identificar modelos, calcular, formular y verificar hipótesis, utilizar el método científico y los razonamientos inductivo y deductivo.

 

–        Capacidad para identificar modelos, calcular, formular y verificar hipótesis, utilizar el método científico y los razonamientos inductivo y deductivo.

–        Perfiles profesionales: economistas, ingenieros, científicos, etc.

Espacial Las personas con esta inteligencia más desarrollada son personas que puede hacer un modelo mental en tres dimensiones del mundo o en su defecto extraer un fragmento de él.

El hemisferio implicado es el derecho, ya que en este se desarrollan las habilidades relacionadas al cálculo espacial, en las habilidad para orientarse en un lugar, para reconocer caras o escenas o para apreciar pequeños detalles.

 

–        Capacidad para presentar ideas visualmente, crear imágenes mentales, percibir detalles visuales, dibujar y confeccionar bocetos.

–        Capacidades para realizar creaciones visuales y visualizar con precisión.

–        Perfiles profesionales: artistas, fotógrafos, arquitectos, diseñadores, publicistas, etc.

Cinestésica – Corporal Este tipo de inteligencia son los que cuentan con la capacidad de utilizar su cuerpo para resolver problemas o realizar actividades. Están los deportistas y bailarines.

Se relaciona con el control del movimiento corporal, el cual se localiza en la corteza motora y cada hemisferio domina o controla los movimientos corporales correspondientes al lado opuesto.

 

–        Capacidad para realizar actividades que requieren fuerza, rapidez, flexibilidad, coordinación óculo-manual y equilibrio.

–        Hábiles en utilizar las manos para crear o hacer reparaciones, expresarse a través del cuerpo.

–        Perfiles profesionales: escultores, actores, modelos, bailarines, etc.

 

Intrapersonal Este tipo de inteligencia nos permite formar una imagen precisa de nosotros mismos; nos permite poder entender nuestras necesidades y características, así como nuestras cualidades y defectos. Es la capacidad de poder regular nuestros sentimiento y emociones a la hora de actuar o reaccionar ante diferentes problemáticas o situaciones. Este tipo de inteligencia es funcional para cualquier área de nuestra vida.

En el aspecto biológico, los lóbulos frontales desempeñan un papel central en el cambio de la personalidad. La persona reconoce sus propias necesidades, carencias, deseos e intenta atenderlos lo mejor posible.

 

–        Capacidad para plantearse metas, evaluar habilidades y desventajas personales y controlar el pensamiento propio.

–        Habilidad para meditar, exhibir disciplina personal, conservar la compostura y dar lo mejor de sí mismo.

–        Perfiles profesionales: individuos maduros que tienen un autoconocimiento rico y profundo.

 

Interpersonal Este tipo de inteligencia nos permite entender a los demás. Está basada en la capacidad de manejar las relaciones humanas, la empatía con las personas y el reconocer sus motivaciones, razones y emociones que los mueven. La mayoría de las actividades que a diario realizamos dependen de este tipo de inteligencia, ya que están formadas por grupos de personas con los que debemos relacionarnos. Por eso es indispensable que un líder tenga este tipo de inteligencia y además haga uso de ella.

 

–        Capacidad para trabajar con gente, ayudar a las personas a identificar y superar problemas.

–        Habilidades para reconocer y responder a los sentimientos y personalidades de los otros.

Naturalista Este tipo de inteligencia es utilizado al observar y estudiar la naturaleza. Los biólogos son quienes más la han desarrollado. La capacidad de poder estudiar nuestro entorno y el poder observar, interpretar y reproducir lo que ve el pintor, escultor, diseñador.

(Esta inteligencia se añadió en 1995; por lo tanto, antes se hablaba de los 7 tipos de inteligencia de Gardner).

 

(Gardner, 1983)

La teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner ha contribuido a cambiar los puntos de vista tradicionales sobre la inteligencia humana solamente centrados en el CI, abriendo interés e importancia a la intervención psicoeducativa y psicopedagógica, con la esperanza de ofrecer una educación de calidad y, sobre todo, de mejorar el funcionamiento cognitivo de los alumnos, de romper las “dificultades generales de aprendizaje” por baja motivación, por bajas capacidades y transformar esto en nuevas oportunidades para el desarrollo de la personalidad de cada uno de forma individual, con sus características e intereses específicos, dentro de una sociedad donde las influencias del sistema y de los medios de comunicación y los estereotipos siguen latentes y crecen cada vez más.

La inteligencia ahora se percibe como algo que cambia y se desarrolla en función de las experiencias que el individuo pueda tener a lo largo de su vida, adopta una visión amplia que describe la competencia cognitiva en términos de un conjunto de inteligencias bien definidas, sin dejar de lado el constructo biológico que interactúa con los demás factores ambientales.

 

Referencias

Ander-Egg, E. (2006). Claves para introducirse en el estudio de las inteligencias multiples. La teoría de las inteligencias múltiples y su aplicación en la educación, 109 – 139.

Gardner, H. (1983). Inteligencias multiples la teoría en la practica. Barcelona: Paidos.

 

Tags:
Categorias: