Una experiencia culinaria

Publicado el : 02/08/2017
Autor: UNIS

Mi nombre es Javier Foncea Castañeda y actualmente soy estudiante de la carrera  de Administración de Instituciones Hoteleras, pero también soy graduado de Acam (Academia culinaria de las Américas) con el título de “Técnico de Cocinero Especializado” con una especialización en panadería y formo parte del equipo de trabajo de Camille “escuela de alta cocina”. A mis veintidós años de edad he tenido la oportunidad de hacer pasantías como cocinero en varios lugares, entre ellos Playa del Carmen. Este año se me presentó una oportunidad que no podía dejar ir: pasantías en Italia. Sin pensarlo dos veces dije que sí.

Para poder ir al viaje tuve que tomar la decisión de no llevar cursos de interciclo lo que me representaba atrasarme en mi carrera pero no me arrepiento de nada ya que aprendí mucho en el tiempo que estuve allá. Con el apoyo de mis papas, mi jefe, mi coordinadora y de la cámara de comercio italiana, logré completar todo lo necesario para esta nueva aventura.

Después de horas de vuelo y sin saber nada de italiano llegue a Florencia, donde me estaba esperando mi nuevo jefe y encargado: Francesco Bonaiutti, dueño de la pasticceria donde fueron mis pasantías. La pasticceria es el lugar donde se prepara mayormente alimentos dulces como: pasteles, galletas, croissants rellenos de nutella y crema pastelera y también se hacen preparaciones saladas debido a que no solo trabajaban como pasteleros sino también tenían el servicio de catering para eventos.

La primera semana de mi estadía me costó mucho adaptarme a mi horario ya que trabajaba de dos de la mañana a nueve de la mañana y también al idioma, ya que aunque se parezca un poco al español, cuesta adaptar el oído pero con el tiempo lo llegue a entender. Pasaron las semanas en las que cada día aprendí algo nuevo tanto en recetas como orden, respeto, limpieza y trabajo en equipo. Son valores que tanto en la cocina como en el día a día se deben de aplicar. El tiempo se fue volando y terminó mi estadía de mes y medio con la familia Bonaiutti, una familia de quien aprendí mucho y con quienes ahora mantengo una amistad muy fuerte, porque a pesar de que fueran mis jefes se convirtieron en amigos de toda la vida.

La Unis como universidad me apoyo en este viaje aunque esto significaba atrasarme un poco en mis clases pero tanto mi coordinadora como mi asesor me apoyaron para seguir adelante con estas pasantías. La universidad incentiva a seguir adelante con lo que a uno como estudiante le gusta y es por eso que elegí la Unis como mi universidad. Incentiva a seguir tus sueños y busca la forma de apoyar a sus alumnos en cualquier aspecto.

Son este tipo de oportunidades que como profesionales que queremos llegar a ser algún día no podemos dejar pasar. A veces estas oportunidades no se vuelven a presentar y luego te arrepientes de no haberlas tomado.

Como estudiante los motivo a que si se les presentan oportunidades de viajar para aprender, no las dejen ir, viajen, conozcan y aprendan. Por otro lado, no piensen que todos los días van a ser sonrisas, hay días en los que te gritan, lloras, te desesperas, ya no quieres seguir ahí y quieres regresar a casa, pero todo eso forma parte de la experiencia y solo te va a hacer más fuerte como persona.

 

Tags: