El verdadero significado del “saber para servir”

Publicado el : 30/09/2020

Hace 3 años y medio me gradué de la universidad. Un sábado de julio de 2017 pasé de ser estudiante de periodismo a Licenciada en Periodismo y Comunicación por la Universidad del Istmo. Y así, me despedí de una de las mejores etapas de mi vida; a la que, de ser posible, regresaría sin pensarlo. 

En la UNIS, términos como “bien común”, “servicio” y “solidaridad” están presentes en todas las clases. A partir de una malla curricular diseñada con empeño y conocimiento técnico, se nos brinda a los estudiantes la información y las herramientas necesarias, no solo para salir adelante como profesionales competentes, sino para contribuir a la sociedad y dejar una huella. El “saber para servir” no es solo nuestro lema, es un sentimiento presente en cada estudiante, colaborador, administrativo, catedrático, alumni y demás personas que integran nuestra comunidad universitaria. 

Clases indispensables para cualquier periodista formaron parte de mi programa estudios: aprendí sobre géneros periodísticos, documentación de la información, periodismo especializado y más. Pero fueron aquellas clases humanísticas y profundas como Pensamiento Filosófico, Ética, Antropología Filosófica, Fundamentos del Orden Social o el famoso FORHUM (Formación Humanística), las que me marcaron de forma especial. No voy a mentir y decir que me encantaron todas en su momento. La verdad es que no sabía lo relevantes que iban a ser para mi vida tan solo unos años después. 

Recuerdo vívidamente las clases de Antropología Filosófica durante mi primer año, en las que mis compañeros y yo nos quedamos completamente callados para escuchar a la catedrática hablar sobre libertad, amor, dignidad de la persona y más. En segundo año empecé mis prácticas profesionales de fotografía y radio para vivir de cerca el apasionante mundo del periodismo. En tercer año, me adentré en el mundo de la televisión, la política, el derecho y más. Al año siguiente, mi cuarto y último año de carrera, produjimos un episodio piloto para una sitcom, en la clase de presentación de programas de televisión, en el cual planteamos cómo creíamos que sería nuestro reencuentro años después de graduarnos. No nos habíamos ido y ya sabíamos que nos íbamos a extrañar. Ese mismo año me enfrenté a los privados, la defensa de mi trabajo de graduación y otras clases más, que no dudo que me hicieron crecer y convertirme en una mejor profesional.  

Y es que, en cuanto a mis profesores, no me puedo quejar. Tuve el privilegio y la dicha de aprender de grandes profesionales tanto del periodismo como del ámbito académico. Muchos de ellos, hoy mis colegas, se han convertido también en mis amigos y me han brindado su apoyo siempre que lo he necesitado. Es evidente que ser parte de la comunidad UNIS es algo para toda la vida. 

En este 23vo. Aniversario, no me queda más que felicitar a todas las personas que comparten el espíritu de servicio, solidaridad y responsabilidad que esta institución busca forjar en sus estudiantes día a día. Ninguna universidad es perfecta pues está conformada por personas falibles; humanas. Pero es inevitable notar ese constante espíritu de mejora y superación enfocado en servir a los demás. 

El punto 13 del ideario de la Universidad dice: “Quienes forman parte de la universidad cultivan la amistad, la lealtad, el respeto mutuo, el afecto, y difunden una actitud positiva, abierta, llena de optimismo y buen humor”. Y es que en este lugar forjé amistades que todavía conservo con la misma fuerza y alegría como esos años en los que los conocí. 

Elegir a la UNIS como mi Alma Máter fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, pues fueron ellos quienes me formaron como una profesional capaz, responsable y ética. El camino de la UNIS recién empieza y  estoy segura que continuará con su labor de servicio por muchos años más. 

¡Feliz 23 aniversario UNIS!

Tags:
Categorias: