Nuevo Ingeniero de Sistemas y Ciencias de la Computación contribuyendo en proyecto de impacto social

Publicado el : 03/03/2021
Autor: UNIS

El Ing. Diego José González Roca tiene 23 años de edad y es ingeniero en Sistemas y Ciencias de la Computación, de la Universidad del Istmo. Obtuvo su título de Ingeniero en agosto del año pasado. A pesar de ser un graduado reciente, tiene más de tres años de experiencia laboral remunerada en el campo de su carrera, y actualmente ejerce como Analista de Sistemas en el Tribunal Supremo Electoral. “Me dedico al análisis, diseño, y fabricación de software, trabajando en todos los pasos de su ciclo habitual de desarrollo. Me concierne participar en la toma de requerimientos para el análisis y diseño de un sistema, hasta en la ejecución de su desarrollo, su despliegue, y su mantenimiento. En cuanto a desarrollo, soy un full stack developer. Es decir, me ocupo tanto de diseñar y programar la cara frontal de las aplicaciones informáticas, como de programar la lógica detrás de ellas”, explica el Ing. González. 

Para poder ocuparse de estas tareas, el Ing. González ha recibido una amplia capacitación en diseño web, frameworks de desarrollo de aplicaciones web, diseño de APIS y/o web services, bases de datos relacionales y no relacionales, desarrollo de aplicaciones móviles híbridas, y soluciones en la nube. Este conocimiento técnico tiene a su vez un resultado tangible y de crucial importancia para Guatemala, como es el ejemplo de su trabajo durante el año de las elecciones presidenciales. “El año de las elecciones, junto con mi equipo de trabajo, desarrollamos sistemas para el digitado de la información de las actas de cada Junta Receptora de Votos de los centros de votación en EEUU, y los sistemas web utilizados acá en Guatemala para la verificación y publicación de los resultados de dichas actas. Todo esto lo logramos aprovechando las ventajas de utilizar infraestructura en la nube. Me siento orgulloso de poder decir que mi equipo obtuvo resultados transparentes y sumamente exitosos, y que hicimos historia, haciendo realidad las primeras elecciones para Presidente y Vicepresidente de la República, desde el extranjero”, nos cuenta el Ing. González. Incluso tuvo la oportunidad de coordinar y asistir tecnológicamente, de manera presencial, a algunos centros de votación en EEUU, tanto en la primera como en la segunda vuelta. 

Su decisión de convertirse en un full stack developer se debió a su deseo de elegir una especialidad que le abriera oportunidades laborales y a su vez a su sueño de hacer realidad cualquier sistema informático que cupiera en su imaginación. “Es un ámbito de trabajo muy amplio, y nunca tengo todo el conocimiento suficiente para ejecutar en su totalidad un proyecto nuevo. Esto me obliga a aprender y crecer todos los días, y a salir de la oficina satisfecho, sabiendo que me enfrenté a retos más grandes que mi experiencia previa, y que pude aprender a superarlos. Si algo aprendí de mis días en la Facultad de Ingeniería, es que puedo aprender a hacer cualquier cosa, por difícil que me parezca”, asegura. Precisamente es por este aprendizaje que recuerda sus días universitarios con gran satisfacción. “Sin saberlo, puse los pies sobre una universidad que me marcaría para siempre”, dice. “Los valores de la universidad se pegan mucho a los valores que fui construyendo a lo largo de mi adolescencia, y eso me ayudó muchísimo a madurar mi forma de ser. Mis catedráticos me inspiraron muchísimo y me ayudaron a soñar en grande, a formar sueños por los que aún estoy trabajando para volver realidad.  Yo creo que cualquier universidad puede prepararte para una carrera universitaria específica, e incluso muchas personas pueden aprender un oficio y salir adelante con eso, pero el espíritu de mi universidad, mis catedráticos, mis prácticas laborales, y la vida dentro del campus, no pueden ser igualados por nada, comenta. 

El Ing. González considera que lo que más le ha servido de sus estudios en la UNIS ha sido la experiencia adquirida en sus prácticas laborales. “Hay tanto contenido y lecciones de trabajo que un salón de clases no puede cubrir, que las prácticas me dieron una ventaja significativa sobre mis colegas de otras universidades en el entorno profesional. Yo elegí la Ingeniería en Sistemas y Ciencias de la Computación porque siempre me ha fascinado la tecnología. Me apasiona saber que estoy preparado para correr a la misma velocidad a la que el futuro nos quiera sorprender”, asegura. Le emociona saber que su trabajo está allá donde el mayor progreso en conocimiento y de la humanidad está aún por suceder. Para el Ing. González, un ingeniero es una persona que, subido sobre los hombros de aquellos científicos que le antecedieron, utiliza el conocimiento científico para resolver problemas, con el objetivo de hacer mejor la vida de las demás personas. “La ciencia no tiene un fin, ya que el conocimiento es un fin en sí mismo, pero un ingeniero pone el conocimiento al servicio de los demás. Un ingeniero es un servidor, y su vocación es la resolución de problemas”, asegura.

Actualmente, le interesa seguir creciendo y especializarse en la rama de inteligencia artificial. “Actualmente me encuentro en proceso de buscar el mejor medio para aprender más acerca de la misma, aunque esa es únicamente una meta a corto o mediano plazo. Acerca de mi inspiración en el día a día y mi meta a largo plazo: mi inspiración en el día a día es ser el mejor ingeniero y hombre que puedo ser. A mí me hace feliz encontrar obstáculos y descubrir que tengo la capacidad de superarlos. Si voy a trabajar en algo, deseo que ese algo me haga sentir feliz conmigo mismo, y poder observar los frutos de ese trabajo en la vida de los demás”, comenta. Le inspira disfrutar del proceso y aprender en el camino y se siente inspirado por grandes como Steve Jobs o Elon Musk. Quiere ser una figura que comparte su visión del futuro con los demás y cuyas ideas y conocimiento contribuyan a construir un mejor mundo. “A mí me apasiona la tecnología y la ciencia, y es en la ingeniería, donde estas dos convergen, que deseo ser alguien que inspire, alguien que ayude a hacer mejor la vida de los demás. No sé si a la escala de Elon Musk, Neil deGrasse Tyson, o Steve Jobs, pero deseo, al menos en las cosas pequeñas, ser un profesional que inspire a los demás”, concluye. 

Tags:
Categorias: