Testimonio Giovanna Rodríguez

XX Promoción de la Facultad de Derecho

 

Cuando era niña, soñaba con ser abogada. Conforme crecía me di cuenta de mi afinidad hacia la  dignidad, la libertad y la justicia, lo que me inspiró definitivamente a estudiar Derecho. Mi siguiente paso fue encontrar una casa de estudios universitarios con oportunidades de superación  académica y personal, una buena descripción de la Facultad de Derecho de la Universidad del  Istmo.

Específicamente atrajo mi atención la experiencia internacional, pues el ver alumnos manejarse  y actuar correctamente en una competencia internacional me impresionó. Así que realicé el  proceso de admisión en línea y a principios del mes de enero estaba frente a la computadora a  punto de comenzar mi primera clase; me sentía bendecida de iniciar mi etapa universitaria en la  UNIS. Durante las primeras clases, al conocer a las licenciadas y su preparación académica, comprendí el interés de la Facultad de Derecho por formar excelentes profesionales y  ciudadanos. También entendí que la etapa universitaria se trata de perseverancia, disciplina y  mucha organización. No obstante, en este camino no estaba sola, pues mediante la asesoría encontré  apoyo y dirección, además de que leí libros que nunca pensé leer y terminaron encantándome, lo que me enseñó lo valioso de la diversidad de conocimiento y a disfrutar el proceso de aprendizaje. Sobre todo, la mejor  experiencia fue colaborar en un grupo de solidaridad orientado a niños, me entusiasmó tanto que actualmente me encuentro desarrollando uno en equipo.

Mi proyección a futuro es trabajar  y desarrollar proyectos a favor de la defensa de la dignidad y derechos de los niños. Considero  que la Facultad de Derecho promueve la formación integral, y eso me motiva a poner mis conocimientos al servicio de los demás. Aunque mi experiencia universitaria ha sido  atípica en relación con otras generaciones, sin duda estoy adquiriendo valiosos recuerdos,  amistades y lecciones. 

Para leer más testimonios, haz clic aquí.