Prácticas gastronómicas en Florencia, Italia

Publicado el : 23/08/2019

“Buona sera, signorina, mi piacerebbe un pezzo di quella torta al cioccolatto” (“buenas tardes, señorita, me gustaría un pedazo de aquel pastel de chocolate”), es lo que Alejandra Chávez, alumna de tercer año de la Licenciatura en Gastronomía de la Universidad del Istmo, ha escuchado más de alguna vez durante sus prácticas en la pastelería Bonaiutti, en Pontassieve, un pueblito italiano cerca de Florencia.

La alumna de 21 años emprendió esta aventura de dos meses para poner en práctica los conocimientos adquiridos a lo largo de su carrera. Esta travesía ha sido de mucho enriquecimiento académico, pues el criterio profesional adquirido a nivel internacional es invaluable.

He aprendido un montón, especialmente cómo funciona un negocio que ya está tan bien estructurado por sus 45 años de experiencia. Tienen la pastelería, una panadería, una pizzería y un servicio de catering para eventos. Es increíble ver cómo funciona cada aspecto y que todo va conectado con la pastelería”, comentó Alejandra respecto a sus prácticas.

La futura licenciada aprendió técnicas de repostería en el laboratorio de pastelería. Lo que más le gustó hacer fue hacer bizcochos y ayudarlos a decorar pasteles o tartas de frutas. Pero no se ha limitado solamente a aprender, sino también a poner sus conocimientos al servicio de los demás. Por ejemplo, les enseñó a los toscanos a preparar macarons. “Los han vendido en la pastelería y en una ocasión me pidieron que los hiciera para un catering de boda que tenían encargado”.

Alejandra ha llevado la ciencia técnica y el arte culinario que ha aprendido en sus tres años estudiando en la UNIS hasta Italia. Los conocimientos que ha adquirido durante sus prácticas en Florencia la hacen cada día más experta en la dirección del negocio gastronómico.

Tags:
Categorias: