Did you enjoy?

Publicado por: jeronimo

Las dos primeras semanas del mes de junio 2018, del 3 al 16 para ser exacta, gracias a las alianzas que la Universidad del Istmo tiene en el mundo, tuve la oportunidad de recibir el curso de “Operations Management” impartido en la Escuela Internacional de Verano de la Universidad de La Sabana en Colombia. Ahora, al momento de escribir esta nota, puedo decir que es una experiencia que me ha dejado mucho.

Desde la primera clase me di cuenta que mi catedrático, Doctorando V.G. Venkatesh, a quien ahora estimo demasiado, era una persona dispuesta a dedicarnos su tiempo para que, no sólo aprendiéramos, sino que supiéramos aplicar todo lo que se nos enseñaría a lo largo del curso. Muestra de lo anterior, era que, siempre al finalizar su clase me preguntaba: “Did you enjoy María?”, hecho que me llenaba de ternura y agradecimiento al sentir que se preocupaba por mí. De él aprendí a exigirme y a disfrutar sus clases, sin quedarme con la duda, aunque eso implicara preguntar lo mismo 3 veces. Las actividades y simulaciones que realizamos me animaban cada vez más y me enorgullecía el poder entender los datos, gráficas, cálculos o resultados que se presentaban en la pizarra. Puedo decir, sin dudas, que ha sido uno de los mejores cursos que he recibido, sin dejar atrás su dificultad.

Me alegra mencionar que todos los días teníamos planeadas actividades con mis compañeros para conocer Colombia al máximo. Visitamos desde castillos e iglesias, hasta restaurantes en donde no importaba comer de pie o apretujados ya que el auténtico sabor valía la pena. Estábamos tan contentos que, a pesar del cansancio y de la lluvia, ninguno quería perderse estas expediciones.

Además de los estudiantes de Guatemala, también asistieron a la Escuela Internacional de Verano, estudiantes de Perú, que ahora puedo asegurar que son amistades que durarán toda la vida. Juntos estudiábamos, comíamos, paseábamos y por su puesto parrandeábamos. En una ocasión hicimos platillos típicos de cada país y compartimos muchas risas, momento que siempre tendré presente en mi vida.

En la Universidad la Sabana me sentí siempre segura y estaban pendientes de nosotros, encontré también personas muy lindas y amables, de entre las cuales forme amigos únicos. El equipo de La Sabana nos ofrecía apoyo y procuraba que nos encontráramos siempre bien e inclusive nos invitaron a comer en un restaurante muy bonito dentro de sus instalaciones.

Definitivamente no sólo goce el hecho de poder estudiar y aprender de temas que me llaman mucho la atención y que estos fueran impartidos por un catedrático que siempre admiraré, sino que también, disfrute a muchas personas, lugares y platillos. Estoy sumamente agradecida y feliz de haber formado parte de esta Escuela de Verano y deseo, si tengo otra oportunidad similar, asistir a otra.