Directora de la Clínica UNIS coordina pruebas vocacionales para jóvenes de escasos recursos

Publicado por: Carmen Maldonado Valle

La licenciada Mercedes de Greenberg, coordinadora de Ateneos y directora de la Clínica de Atención Psicológica y Psicopedagógica de la Facultad de Humanidades de la Universidad del Istmo, apoyó activamente con pruebas de orientación vocacional a jóvenes de escasos recursos en zona 16 durante octubre de 2021.

La Lcda. Greenberg realizó estas evaluaciones para orientarlos en la transición a la vida universitaria y coordinó al equipo encargado de practicarlas.

La iniciativa surgió en la iglesia Santa María Reina de la Familia, cuenta Marian Sánchez, coordinadora de proyectos del patronato. La institución ayuda a establecimientos de educación básica por cooperativa en el sector y brinda formación personal a los estudiantes interesados.

Durante las charlas se les habló a los alumnos sobre los beneficios de acceder a educación superior. “Ellos nos contaban qué temas les interesaban, pero requerían ayuda profesional para encontrar las carreras con las que tendrían más afinidad. La UNIS amablemente contribuyó”, añade Sánchez.

Los beneficiarios fueron 18 jóvenes de entre 17 y 22 años, los cuales fueron evaluados por nueve estudiantes de Psicología y Psicopedagogía Clínica de la UNIS. Ellas aplicaron el Cuestionario de Intereses Profesionales y el Test de habilidades basado en Inteligencias Múltiples. Luego, apoyaron en su calificación, interpretación y elaboración de informes finales.

La licenciada de Greenberg coordinó el proceso y lo describe como una manera de ayudar a quienes lo necesitan y así contribuir con el bien común. “Los chicos sueñan con lograr cosas grandes a través de una carrera. Optar por una licenciatura tiene un gran peso en la vida de cada uno y es importante acompañar esta elección profesionalmente”, sostiene.

Para garantizar la accesibilidad a las evaluaciones, el equipo de la UNIS acudió a las instalaciones de la iglesia y practicó los cuestionarios a cada estudiante. Además, comenta la coordinadora de Ateneos, fue una oportunidad para las alumnas para atender a pacientes reales.

Todos los alumnos tratan casos clínicos durante la licenciatura para poner en práctica lo aprendido en las clases. Esta oportunidad casi no se ha dado de forma presencial por las restricciones derivadas de la pandemia”, agrega la coordinadora de la Clínica. De hecho, afirma, recibió comentarios positivos por parte de las participantes.

Mientras tanto, Sánchez también mostró su agradecimiento por la ayuda de la Universidad del Istmo: “Muchos de estos jóvenes se convertirán en los primeros en su familia en asistir a la universidad. La UNIS puso su grano de arena con mucho cariño y alegría para lograrlo”.

Los beneficiarios de las pruebas se encuentran en proceso de admisión en sus nuevas casas de estudio y algunos, sostiene el patronato de la iglesia, están en trámites para obtener becas universitarias. La orientación vocacional les ayudará a definir la línea para continuar con su formación académica.