Graduaciones: un espacio para proyectarse hacia el futuro

Publicado por: jeronimo

María Isabel Monterroso es psicopedagoga clínica y Anneke Glasel es psicóloga clínica, ambas graduadas de la Universidad del Istmo (UNIS). Aunque son de diferentes carreras, comparten la misma mezcla de nerviosismo y alegría que supone llevar una toga y caminar hacia el escenario para recibir el  título por el que han trabajado estos últimos años.

La Lcda. Glasel recuerda que era su último año de colegio y no sabía qué estudiar. Su papá fue el primero que le planteó la carrera de Psicología Clínica. Nunca lo había considerado, pero tomó la decisión definitiva en la Expo UNIS, cuando le explicaron a detalle el perfil del psicólogo de la Facultad de Humanidades (FHUM). Ahora, como egresada, se da cuenta de que es una carrera que trabaja con la persona como tal.

“Lo que más disfruto es que cada día es diferente. Se siente bien saber que con tu trabajo ayudas a la persona a ser su mejor versión”, explicó. No puede olvidar el primer día que llegó a la Clínica de Atención Psicopedagógica y Psicológica de la UNIS. Al atender a su primer paciente, comprendió que no es lo mismo recibir una clase que aplicar todos los conocimientos adquiridos.

La Lcda. Glasel reconoce que el acompañamiento que recibió durante toda su carrera por parte de sus catedráticos le dio las herramientas necesarias para ser una profesional competente. Puede confiar en sus conocimientos y experiencias para desenvolverse en cualquier área de su profesión. Ahora, tras su graduación, no puede creer que esta etapa de formación haya terminado.

[unis_slider source=»media: 41580,41581,41582″ limit=»3″ height=»780″]

La Lcda. Monterroso está de acuerdo con ella: “Si me dijeran que vuelva a vivir estos años, me encantaría hacerlo”. No podía dejar de sonreír mientras se sentaba junto con sus compañeros de clases en el acto. Al mismo tiempo que veía a los otros profesionales esperando la entrega del título, recordaba su trayectoria en la universidad.

A lo largo de la carrera, la Lcda. Monterroso atendió alrededor de 20 pacientes en la clínica. Recibió la formación técnica y humana que ahora pone en práctica en su trabajo como maestra de niños de dos años, algunos sin condiciones especiales y otros con autismo o síndrome de Down. 

Una de las cosas que más valora de la universidad es la formación de virtudes. “Te enseñan a ser mejor persona, a vivir el lema de saber para servir”, dijo la Lcda. Monterroso. 

Durante el acto, la Lcda. Laura Hernández, coordinadora de Psicopedagogía Clínica de la FHUM, explica que los egresados cuentan con una alta formación clínica y con conocimientos administrativos y financieros para emprender sus propias empresas. Las prácticas pueden hacerlas en clínica, colegios, hospitales y asilos. “En la  UNIS se les enseña que cualquiera que tenga voluntad puede salir adelante”, comentó.