Henry Oliveros: Un abogado en el mundo de las finanzas

Publicado el : 06/07/2020
Autor: Carmen Camey

El Lic. Oliveros conoce el valor del trabajo duro y el esfuerzo. Desde sus primeros años universitarios, comenzó a trabajar como procurador jurídico y asistente legal a medio tiempo. Desde el comienzo, sus profesores universitarios reconocieron su valía y uno de sus catedráticos lo ayudó a conseguir un trabajo como abogado en una de las Big Four (empresas de consultoría y auditoría). Para Oliveros, esta fue una gran experiencia:Por la estructura y diversidad de servicios de la firma, logré adquirir experiencia en muchas ramas del derecho, tales como corporativo, comercial, inmobiliario, propiedad intelectual, entre otros”, comenta.  

Sin embargo, no se dio por satisfecho con esto y quiso avanzar en su formación profesional, haciendo malabares entre sus privados y una exigente maestría en negocios (MBA) en UNIS Business School. “Me ha permitido comprender el mundo de los negocios y ser un abogado más asertivo y práctico. Como anécdota, recuerdo que si no ganaba mis privados en el primer año de la maestría, me expulsaban pues debía ya contar con una licenciatura aprobada para estar en el programa; afortunadamente todo salió bien”, dice el Lic. Oliveros. 

Hace poco tiempo dejó su anterior trabajo para pasar a laborar en PDC Capital, un fondo de inversión, como abogado in-house. “Actualmente soy un abogado en el mundo de las finanzas. No cabe duda de que la educación de la UNIS (en el grado y posgrado), así como las experiencias laborales que he tenido, me han permitido ser un abogado bastante versátil”, asegura. Respecto a esto, el Lic. Oliveros explica que sus prácticas profesionales fueron una experiencia reveladora, ya que en la Facultad de Derecho se hacen en instituciones públicas y privadas y en este sentido permiten al estudiante conocer la realidad guatemalteca desde muchas perspectivas. “También pueden ser oportunidades de trabajo para los estudiantes, recuerdo que me quedé trabajando en la firma donde hice mis últimas prácticas”, afirma el licenciado.

Al reflexionar sobre su aprendizaje, explica que ha sabido hacer uso de la profundidad del conocimiento para estructurar su mente y resolver problemas: “En el trabajo, el abogado debe resolver problemas, por eso sirve mucho el pensamiento lógico que se desarrolla en la Universidad, en cuanto a la capacidad de análisis que adquiere el estudiante”. El Lic. Oliveros recuerda su experiencia universitaria como una etapa positiva, llena de amigos en donde se le retó y se hizo responsable de sus propios actos, además de recibir una excelente preparación profesional. “Sin lugar a duda, en mi educación universitaria tuve excelentes profesores que sentaron muy bien en mí las bases teóricas del Derecho. Todo buen abogado debe conocer el Derecho, más allá de las leyes o ‘criterios de ventanilla’, porque eso cambia todos los días; la experiencia del abogado se puede adquirir en cualquier momento, sin embargo el Derecho se aprende en escasas oportunidades, como en los años Universidad”, asegura el profesional.

Tags:
Categorias: