La temática: Por qué contamos historias

Publicado el : 17/09/2020
Autor: Erwin Macz

Es común que cuando se intenta analizar una historia se pase más tiempo en  estudiar los aspectos formales de la misma; es decir, en cómo los eventos estuvieron ordenados para que el resultado sea más o menos entretenido. Pocas veces se le toma la misma importancia a analizar concretamente el mensaje que trata de transmitir la obra.

Cuando se intenta responder sobre la temática por lo general muchos se limitan a responder con el conflicto social o el evento histórico en el cual se encuentra la historia. Aunque, ciertamente las historias no pueden alejarse de un contexto social, las buenas historias sitúan su temática en aquellos temas universales que nos impactan como seres humanos.

Este impacto que tienen los temas universales como el amor, el honor, el agradecimiento, la venganza, entre otros, no solo se produce a un nivel intelectual que da lugar a horas interminables de análisis, sino que gracias a estos temas podemos tener una respuesta emocional a los mismos. ¿Quién no ha llorado viendo una película o escuchando una canción?

Para explicar porqué las historias nos impactan, es necesario explicar porqué los seres humanos contamos historias y para ello debemos volver a los orígenes de la propia civilización humana. En las pinturas rupestres, como las de Altamira, evidencian que, desde el principio de la humanidad el hombre ha utilizado el arte y las historias para describir el mundo que los rodea y dejar un testimonio de quienes eran ellos para las futuras generaciones.

Así mismo, los antiguos griegos utilizaban la mitología para explicar el origen del mundo. En esta es el dios Zeus quien ordena el mundo de su caos inicial trayendo a sí el cosmos, es decir, un orden armonioso y perfecto de todas las cosas.

Este orden sólo puede ser alterado por lo que ellos determinaban como hybris, es decir la desmesura deliberada para alcanzar algo por medio de pasiones  e impulsos. Tomemos por ejemplo el Rey Midas, quien al desear que todo lo que toque se convierta en oro, trae el caso a su vida al punto de estar muriendo de  hambre y sed.

Es en esta misma dinámica del orden que los héroes como Perseo lucharán para traer de nuevo el orden destruyendo aquellos monstruos que traen el caos  al mundo. Es acá donde las historias no solo representan un medio de entretenimiento sino que traen lección sobre las virtudes, tanto como para resistir el cometer el mal así como el tener el valor de detener el mal.

En este momento cabe preguntarse por qué parece que utilizar historias y arte es más efectivo para transmitir virtudes y no una actividad más racional como ensayos. Esto se debe a que a través del arte podemos generar empatía, es decir que a través de las historias conectar con la vida de alguien más y al mismo tiempo vernos reflejados en esa vida.

Por lo tanto, a través de la historia de un personaje ficticio, los grandes dilemas de la humanidad como el mal y el sufrimiento cobran un sentido y pueden ser comprendidos, sin ánimo de justificar o juzgar. Es por eso que ante más historias estemos expuestos podemos ser personas más empáticas, sensibles y humanas.

La actriz Viola Davis en su discurso de aceptación del Oscar por su papel secundario en Fences (2016) decía lo siguiente: “Me convertí en un artista y gracias a Dios que lo hice, porque somos la única profesión que celebra lo que es vivir la vida.”

Las historias, más allá de ser un entretenimiento, nos proporcionan una brújula moral, en la cual podemos analizar los temas que nos aquejan a los seres humanos y de esta manera poder verlos con una mirada más humana.

Tags:
Categorias: