Noticias falsas durante la crisis: Una oportunidad para liderar el cambio

Cuando una crisis se avecina, corren riesgos aspectos innumerables de la vida social: la dinámica familiar, la estructura del trabajo, las demostraciones de afecto, entre otros. La comunicación, que configura las interacciones humanas, forma parte de esta lista. Conversamos con la Dra. Sylvia Gereda, directora del medio digital Relato GT y experta en noticias falsas, para comprender cómo el traspaso de información puede representar un problema durante la pandemia del covid-19.

Desde la óptica de su profesión, el reto principal que plantea esta emergencia es la proliferación de noticias falsas que alarman a la sociedad y marcan una ruta de acción equivocada. Aunque la desinformación está lejos de ser un fenómeno nuevo, la periodista recalca la importancia de comprender su origen. 

“Siempre ha existido por individuos que quieren generar desestabilidad o por personas que no están educadas sobre el poder que tienen cuando comparten contenido. No es nuevo, pero sí tiene sus causas”, comenta. 

A criterio de la Dra. Gereda, enfrentar este desafío adquiere mayor envergadura en el siglo XXI. Menciona que la digitalización de los medios de comunicación y el auge de las redes sociales son puertas libres para la difusión de mentiras. 

“El problema es que cualquier persona, con un solo clic, puede ver y compartir material que antes no podía. Cuando hay duda, el 90% de las personas acude a Google. Aquí nos encanta usar Whatsapp. Antes solo los que nos instruimos en esta área podíamos manejar material, pero ahora la información se democratizó”, dice.

Para la investigadora, el antídoto más poderoso contra las noticias falsas es el mismo desde el siglo pasado: los comunicadores con alta formación ética y profesional. Dice que el primer paso para combatir los bulos es concientizar sobre la responsabilidad que se esconde detrás del botón “enviar”. 

Así lo explica: “Los comunicadores tenemos esta obligación moral. Empezamos por nuestra familia y amigos, y luego vamos con los demás. Por ejemplo, nunca está demás preguntarles si verifican la fuente cuando mandan enlaces en los famosos grupos”.

Para garantizar que la información veraz impere en la emergencia, la Dra. Gereda comparte recomendaciones concretas para quienes acostumbran a compartir contenido. Afirma que son consejos que no se deben ignorar, sobre todo si un descuido puede cobrar miles de vidas humanas. 

“Primero, hay que leer la nota. No se puede parar en el titular. Además de corroborar la fuente, hay que ver si el material tiene errores ortográficos, cuál es la fecha de publicación y si está en otros sitios reconocidos. También hay que corroborar el origen de la imagen, si es falsa o si pertenece a otro suceso. La aplicación TinEye sirve para eso. Tenemos que regresar a la verdad”, dice. 

Cuando una crisis sanitaria se avecina, uno de los mejores mecanismos de defensa es combatir la desinformación. En vez de detenernos, la dificultad nos debe impulsar al cambio.