Pasatiempos para ejercitar el cerebro y evitar el aburrimiento

Publicado el : 01/04/2020
Vía web

Nuestro cerebro es un órgano maravilloso, con miles de conexiones que nos permiten realizar actividades cotidianas sin que nos demos cuenta pero también con un enorme potencial para afrontar y modificar situaciones inesperadas o que se salen de nuestro control, creando nuevas posibilidades.

En estos días donde nos encontramos frente a una situación que ha generado un sinnúmero de sentimientos, el aburrimiento parece que se adueña del entorno. Pero son estas situaciones las que debemos de aprovechar para poner en marcha todo el potencial del cerebro. Este es como cualquier otro órgano del cuerpo hay que ejercitarlo para fortalecerlo, para que nos permita salir de la zona de miedo y entrar a la zona de aprendizaje y crecimiento.

Algunas ideas para entrenar a nuestro cerebro ante el aburrimiento, dejando a un lado la tecnología, son:

1. Revise dentro de su armario y desempolve los juegos de mesa. Los juegos de estrategia como el ajedrez, las damas chinas o Battleship le ayudan al desarrollo del pensamiento analítico, indispensable para resolver problemas de forma efectiva hoy en día.

2. Los juegos clásicos como Basta, Pictionary o Mímica. Además de hacer que pase un rato lleno de risas (el mejor remedio para afrontar el estrés), le ayudan a ejercitar el pensamiento creativo.

3. Los rompecabezas: trate de armar aquel rompecabezas de 500 piezas o más que compró y dejó a medias, póngase metas diarias para terminarlo esta vez. 

4. Trate de recordar las fechas de cumpleaños de sus amistades y familiares más cercanos y anótelas en un calendario físico o en Google Calendar. Aunque Facebook le recuerde la fecha, esta actividad lo puede ayudar a ejercitar su memoria.

5. La cocina es un lugar donde la creatividad puede salir a flote. Modifique las recetas que ya conoce, no deje de comer un platillo que le gusta porque le falta algo, innove y pruebe sabores nuevos para crear nuevas conexiones en el cerebro.

6. Dentro de las cosas cotidianas también puede hacer cambios: trate de peinarse, lavarse los dientes o abrocharse la camisa con la mano contraria a la que lo hace normalmente. Este es un buen ejercicio de gimnasia cerebral. Le va tomar más tiempo, pero de eso se trata, de bajar las revoluciones de la vida a la que estábamos acostumbrados.

7. Ordene los objetos de la casa bajo un nuevo criterio: por colores, por uso, por tamaño. Cambie su lugar, aunque estén bien donde se encuentran, y recuerde que se trata de salir de nuestra zona de confort para evitar el aburrimiento.

Tags:
Categorias: