¿Por qué estudié Psicología Clínica?

Publicado el : 11/06/2019
La Lcda. Andrea López en la Clínica de Atención Psicopedagógica y Psicológica de la Universidad del Istmo, en la zona 1.

Muchos se plantean estudiar Psicología, a veces porque piensan que de esta manera resolverán sus propios conflictos, otras veces porque creen que es una carrera fácil.  Sin embargo, para estudiar esta profesión, es necesario contar con disciplina, motivación y empatía. Recuerdo que, a los 9 años, cuando estaba en tercero primaria, observaba la labor que hacía la psicóloga del colegio. Ella constantemente ayudaba a algunas compañeras con algunos conflictos, además de impartir talleres que nos orientaban a un mejor estilo de vida.  A partir de esas experiencias, me llamó la atención el ayudar a las demás personas y empecé a soñar con ser psicóloga clínica.

Es una vocación más que una simple profesión.  Es necesario tener pasión por la mente y el espíritu humano, y de esta forma no será una carga laboral sino una satisfacción personal por dar al que requiere de acompañamiento. En primera instancia, se empieza un proceso en donde comprendes muchos de los comportamientos, las emociones y las conductas de la persona. Esto motiva a entenderse mejor y a crear influencias positivas para uno mismo en la manera de pensar, actuar y sentir.  Y aunque esta no es la razón primordial para estudiar esta carrera, es una gratificación extra al momento de hacerlo.

La psicología no solo permite conocerse a uno mismo, porque uno de los objetivos principales es entender y conocer el comportamiento de la persona humana y establecer una mejor comunicación con los demás. El punto no es estudiar esta carrera para comprender a nuestros padres, amigos, hermanos, etc., sino ayudar a las demás personas a encontrarse y resolver los conflictos emocionales que padecen.  En pocas palabras, la terapia psicológica ayuda a otros a liberarse de ataduras que no le permiten ser feliz.

La psicología es una ciencia muy amplia, no se limita únicamente al área clínica.  Al ver esta realidad, me fue más fácil tomar la decisión de encontrar mi vocación en esta profesión. Finalmente, cuando entré a la Universidad y yo estaba convencida de estudiar Psicología Organizacional, descubrí que podría aportar más beneficios a las personas desde la Psicología Clínica, por lo que decidí seguir mi formación en esta rama. La aplicación de esta ciencia puede ser desde el ámbito clínico, social, educacional, organizacional, así como desde la formación por medio de la docencia o la investigación.

En el camino de mi formación me he encontrado con varias inquietudes que me llevan a descubrir más acerca de esta ciencia.  Al graduarme, encontré en mi persona muchas potencialidades para contribuir a mi profesión.  Aunque mi pasión está en la rama clínica, lo maravilloso es poder mezclar otras ramas como Forense, en donde pude realizar peritajes, informes técnicos realizados por un experto en el tema que ayudan a la determinación de casos legales.  Esta ha sido la parte más emocionante de mi carrera, porque no solo se analizó la conducta de una persona, sino también se trazaron conclusiones acerca de sus actos ante un juez.

Más adelante, según las escaseces que se van presentando en la sociedad, entendí la necesidad de trabajar el sentido de la existencia de las personas, sobre todo de aquellas que están viviendo fuertes depresiones o crisis de ansiedad, por lo que estudié una Maestría en Logoterapia.  De esta forma reconozco que es importante incrementar los conocimientos en mi profesión y hay mucho que hacer por las personas para transformar a la sociedad.

¿Por qué decidí estudiar psicología? Esa es la pregunta que se planteó al inicio, y la respondo con una frase del célebre psiquiatra vienés Viktor Frankl: “He encontrado el significado de mi vida ayudando a los demás a encontrar en sus vidas un significado”.

Tags:
Categorias: