Punto y aparte: las obras de arte guatemaltecas que se exhiben en el MURB

Publicado el : 09/06/2021

Para los alumnos de la Universidad del Istmo (UNIS), cambiar de salones y correr hacia un examen equivale a entrar en un universo artístico con una mochila en la espalda y dos cuadernos bajo el brazo. Las paredes del campus Fraijanes están cubiertas de creaciones de decenas de autores, cuyas historias se convierten en un estímulo constante para los estudiantes.

Desde su inauguración en 2015, el Museo UNIS Rozas-Botrán (MURB) alberga obras de forma permanente, pero también tiene salas de exposición temporal. Por ello, desde enero de 2021 se exhibe “Punto y aparte”, un conjunto de piezas elaboradas por grupos de artistas nacionales.

Los autores formaron parte de tres colectivos en el siglo pasado. El primero es Grupo Vértebra, integrado por Elmar René Rojas, Roberto Cabrera y Marco Augusto Quiroa en 1969, los cuales se enfocaron en retratar la esencia de los guatemaltecos, sus costumbres ancestrales y sus ritos.

“Aquí vivimos y aquí están las raíces que nos atan… Lo que nos interesa es la integración visionaria, profética y acusadora. El hallazgo de valores plásticos de contenido popular, de manifestaciones vivenciales del diario discurrir, de la vida que pasa y nos amarra a hechos novedosos, a circunstancias insospechadas”, se lee en el manifiesto publicado por Grupo Vértebra.

El segundo es el colectivo Hecho en Guatemala, formado hace 20 años y cuyas piezas se caracterizan por el fomento del diálogo transformador, el respeto y el reconocimiento mutuo a través de la plástica. Las integrantes son Tache Ayala, Mayra Klée, Ilna de Möller, Pina Pinetta, Connie Secaira, Patricia Valladares y Carol Yurrita de Maselli.

La Torana es el tercer grupo, el cual se formó en el año 2000 tras una exposición de pintura realizada por alumnos de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Su nombre tiene origen arquitectónico y hace referencia a un umbral que conecta con un espacio sagrado en los templos hindúes y budistas.

Erick Menchú, Marlov Barrios, Norman Morales, Plinio Villagrán y Josué Romero son los miembros de La Torana. La aspiración de estos artistas es inspirar, provocar y despertar la curiosidad y el optimismo de una urbe desde una perspectiva crítica y objetiva.

“La exposición constituye el cierre de Ventanas del Tiempo, donde durante tres años exhibimos obras que celebran el bicentenario de la independencia guatemalteca a través de crear relaciones entre la historia y el arte contemporáneo”, dice el licenciado Aldo Bianchi, director de MURB. Por ello, las piezas pertenecían a autores nacionales y, en este caso, a los últimos tres colectivos artísticos formados en el país durante al siglo pasado.

Se llama punto y aparte porque desde entonces no ha habido un colectivo como los que surgieron durante esos años. Después de ellos, los artistas tendieron a buscar caminos por separado”, continúa el licenciado Bianchi. Además, para esta exhibición se pensó en una museografía que conectara con el espíritu de los colectivos. Por eso en las paredes se hizo un mapa con líneas de colores distintos para cada uno.

Las líneas rojas representan a Grupo Vértebra, porque este se creó durante el conflicto armado interno y los artistas se convirtieron en denunciantes de los abusos de la época. Por otro lado, para el colectivo Hecho en Guatemala se hicieron trazos de color azul, el cual representa esperanza.

Mientras tanto, las líneas de La Torana son negras. “Es el color por excelencia de la generación X, y este grupo constituyó el fin de una época, donde la melancolía por el siglo que se iba fue una característica fundamental”, concluye el director de MURB.

“Punto y aparte” estará disponible en el campus de la UNIS hasta octubre. Para visitarla se debe programar una cita, aunque también se puede apreciar a través de los recorridos en 360° que ofrece el museo en sus redes sociales o las visitas guiadas que pueden solicitarse en modalidad virtual.

Tags:
Categorias: