Tres certificaciones nuevas. La enseñanza en línea en medio de la pandemia

Publicado el : 06/10/2020
La Lcda. Carolina Moreira, catedrática de la FCEE, obtuvo dos certificaciones para la enseñanza en línea.

De un día a otro, la forma de la docencia dio un giro radical debido a la pandemia del COVID-19. De estar en aulas y recibir clases presenciales, los alumnos y maestros ahora están conectados a través de sus pantallas desde sus casas. Esta modalidad no era nueva para la Lcda. Carolina Moreira, catedrática de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, ya que hace un par de años recibió un taller de cómo diseñar cursos virtuales. Sin embargo, para facilitarles el proceso de aprendizaje a sus alumnos a través del uso de las tecnologías de comunicación y brindarles una experiencia en donde aprendan desde sus hogares, la catedrática ha obtenido tres nuevas certificaciones en línea para el aprendizaje a distancia. 

El primer certificado es un Bootcamp Virtual para la Enseñanza Remota. Este taller tuvo un enfoque práctico para proveer una rápida inducción a la educación online, prácticas y recursos esenciales para una docencia efectiva. Además, formula estrategias para migrar de la docencia sincrónica a la asincrónica.  

El segundo certificado es el Taller Express para la Pedagogía en Línea. Su objetivo es identificar los aspectos básicos de la mediación pedagógico-comunicativa que deben adaptarse en el proceso de migración inmediata de la presencialidad a los entornos virtuales de aprendizaje.

El tercer certificado es un Bootcamp para el Diseño Instruccional Online. “Lo que hizo la pandemia fue acelerar un proceso en el que ya se venía trabajando desde antes, se trata de explotar la tecnología para el beneficio de la educación. La importancia de estos talleres es que ayudan a aprender nuevas herramientas, plataformas y aplicaciones para mejorar la experiencia del alumno”, comentó la catedrática Moreira. Las tres certificaciones están respaldadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID-INDES).

Una de las consecuencias negativas de la pandemia del COVID-19 es que ha modificado el entorno educativo porque no existe un contacto directo con los estudiantes, ya que todo es a través de las pantallas. Además, el aula virtual se torna muy fría porque el único contacto es con una máquina. La Lcda. Carolina, comenta que estos talleres hacen énfasis en que no se puede perder la parte afectiva, aunque exista una pantalla de por medio. “Los primeros minutos de mi clase los utilizo para tomar la asistencia y en ese momento les pido que enciendan su cámara y su micrófono para tener un acercamiento con mis alumnos y no perder la esencia humana”. Estos talleres brindan estrategias para crear aulas dinámicas, más participativas y que los jóvenes puedan entretenerse mientras reciben las clases y no se convierta en una videoconferencia donde el profesor es el único que habla. 

“Estas certificaciones van de la mano con la filosofía de la UNIS de ‘Saber para Servir’. Me motivan a seguir formándome porque tendré una mejor metodología, aplicaré nuevas y mejores herramientas para que mis alumnos aprendan más y tengan la motivación de estar en la clase, a pesar de que estemos a distancia. No es fácil estar toda una mañana hasta el mediodía en una computadora. Estos talleres permiten tener estrategias para un mejor entorno virtual”, concluye la Lcda. Moreira. 

Tags:
Categorias: