Cerrar una etapa: alumnos de último año de la Facultad de Ciencias Económicas perfeccionan su competencia en metodología de casos

Publicado por: Carmen Maldonado Valle

Seminario de casos II es la última clase de la Licenciatura en Administración de Empresas con especialidad en Mercadeo, Finanzas y Negocios Internacionales, así como la Licenciatura en Administración de Instituciones Hoteleras de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (FCEE). En 2022, 54 estudiantes alcanzaron esa etapa y con ello llegó también el cierre de pénsum de sus carreras.

La clase fue impartida por tres profesores: el Lic. Oscar Paiz, la Lcda. Karen Chacón y el Lic. Edgar Escribá. La Lcda. Chacón ha estado a cargo de la asignatura durante los últimos cuatro años y de acuerdo con ella, “durante todo el semestre les damos casos de negocios de empresas reales para que los lean, apliquen una metodología adecuada y propongan tres soluciones”.

Los casos se obtienen de plataformas de universidades internacionales, como Harvard en Estados Unidos. Tras tener las tres alternativas, continúa Chacón, los alumnos deben elegir una para explicarla frente a profesionales en el tema y deben dar detalles sobre cómo implementarían esa decisión empresarial tanto financiera como operativamente.

A lo largo del semestre, los profesores entregaban un caso por semana a los estudiantes y ellos lo resolvían en casa. Luego, al llegar a la clase, algunos exponían sus respuestas y recibían la retroalimentación de sus compañeros y sus catedráticos.

El 10 de noviembre fue el examen de Seminario de casos II: los alumnos tuvieron cuatro horas para leer y resolver. Después, tenían 20 minutos para explicar su decisión ante la terna y tras ello venían 20 minutos para una ronda de preguntas y comentarios por parte de los expertos.

Lo que más me ayudó fue la práctica adquirida en el año, porque en Seminario de casos I y II cada semana debía estudiar para resolver temas de este tipo. Tenía la asesoría de mis profesores y aprendí a trabajar bajo presión”, cuenta la alumna Mariana Hurtado. 

Además, le pareció una oportunidad de aumentar sus habilidades para solucionar problemas empresariales y la comunicación en inglés a nivel profesional, pues la asignatura se imparte en ese idioma. Con ella coincide la estudiante Mariana Linares, pues lo vio como una manera de desarrollar su creatividad y pensamiento estratégico.

“La clase ayuda mucho a analizar y así tomar iniciativas con responsabilidad y esas destrezas son necesarias en la vida laboral porque las empresas no siempre tienen todo fácil y se deben resolver conflictos”, agrega. 

Los casos aprendidos durante el semestre pueden ser de estrategia comercial, mercadeo, finanzas, recursos humanos o de ética, algunos los combinan todos y deben presentar una resolución integral. Al momento del examen, los estudiantes no saben qué situación deberán analizar y por ello se preparan durante meses para dar una respuesta adecuada a cada tipo.

Para la alumna María Eugenia Palomino, la asignatura significó un modo de aplicar todo lo aprendido a lo largo de la licenciatura. Su caso era sobre mercadeo y debía evaluar la situación de Nike, donde su tarea era proponer alternativas para innovar y dar un empuje a la empresa para continuar como líder en el mercado.

María Eugenia nota el beneficio de lo aprendido donde trabaja, pues debe solucionar situaciones constantemente, con rapidez y tiene las herramientas para lograrlo: “Con los casos uno siempre aprende cosas nuevas sobre las compañías, sus retos y cómo los enfrentan, entonces haber resuelto eso en clase me ayuda ahora en la vida laboral a desarrollar estrategias con rapidez y correctamente”.

Su compañero, Francisco Durán, considera que la práctica durante las dos clases ha hecho que cada vez se tenga más contexto para saber qué resoluciones conviene desarrollar. Por esa razón, piensa que el mejor modo de prepararse para el examen final comenzó desde el primer año de la licenciatura, porque la toma de decisiones consiste en aplicar lo aprendido durante cada clase.

“Con los casos mejoré en comprensión lectora, habilidades de análisis, capacidad para desenvolverme y la eficiencia con el tiempo. Para llevar a cabo un plan de negocios no solo se requiere elaborarlo, sino saber comunicarlo y esa es una de las herramientas que aprendí”, concluye.

La Universidad del Istmo (UNIS) tiene el propósito de formar a sus estudiantes para tomar decisiones responsablemente en todos los ámbitos, pero sobre todo a nivel académico y laboral. Ese, explica el Lic. Escribá, fue uno de los objetivos alcanzados: “La clase brinda habilidades gerenciales necesarias para la vida laboral y por eso le da a los alumnos plusvalía. Son más ágiles en situaciones reales y desarrollan experiencia”.

Seminario de casos II no solo significa el culmen de una asignatura, sino también el cierre de pénsum de los estudiantes. Con esto se convierten en expertos en metodología de casos que aplicarán en el futuro y, sobre todo, son profesionales confiables para tomar decisiones con criterio.